Escuchar y no pensar

Es mágico como del run run del día escucho el sonido de la vida, la altitud me pone frente a edificios de rocas, fluyo con ellas. Detengo mi tiempo…simplemente siento, observo y no pienso.

«Danzar con la lluvia, peinarse con el viento, viajar a las estrellas, fundirse en la tierra o convertirse en montaña. Vivir es sólo eso y los detalles que quieras añadir.» (Chamalu).

Libros de verano

Quién me conoce sabe que me cuido haciendo yoga, buena alimentación, deporte y meditación y sobre todo amando. La mente también necesita engranaje…y leer es un viaje único.

Hace días terminé de leer dos libros en pantalla y es agotador, noto una sensación de lejanía en la lectura, no sé si te pasa? así es que he pasado por la librería y para este veranito me he comprado «Un océano para llegar a tí» de Sandra Barneda y » El enigma de la habitación 622″ de Joel Dicker.

Etiquetado:

El corazón de nuestro planeta…

…el gran azul, el mar, océano del que necesitan mis sentidos ver, oler y respirar…tan inmenso que cubre mas del 70% del nuestro planeta. Es fuente de vida, tanto de la humanidad como de millones de organismos de la tierra. Sabemos que produce el 50% de oxígeno del planeta, alberga la mayor parte de la biodiversidad de la tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo. A parte de esto el gran azul, es la clave para nuestra economía, según estudios se estima que en 2030 habrá en torno a 40 millones de trabajadores relacionados con los océanos…sin embargo estamos maltratando y desgastando el azul, el desequilibrio que generamos es de grandes dimensiones; el 90% de grandes especies y la destrucción del 50% de arrecifes de coral.

El gran azul tiene la grandeza de conectar a las personas, sean de donde sean, por todo el mundo…de regular el clima, produciendo oxígeno…de ser alimento para todos los seres vivos…de ser un tesoro para la medicina etc, etc.

Crear conciencia, frenar, utilizar de manera responsable y ordenada todo lo que tenemos…como habitantes de éste planeta, lleno de riqueza de vida tanto en la tierra, como en los océanos, tenemos que ser el yin y el yang de nosotros mismos y llegar a conectar con los elementos, con la vida misma.

El corazón de nuestro planeta bombea agua a todos los rincones de la tierra, la salud de todos nosotros depende de que el gran azul esté limpio y sea productivo, solamente debemos de cuidarlo, respetarlo y amarlo. Sé feliz.

Etiquetado:
A %d blogueros les gusta esto: