La vida siempre está…aunque alguien no esté, aunque falte alguna nota, la vida siempre está, no espera, simplemente está. De mi depende la respuesta que le de, pero si miro a mi corazón a mi profundidad, seguro que lo que doy es bueno, los recuerdos hechos en el camino, la energía, alegría, ganas…amor. Seguir avanzando en mi profundidad para poder bailar éste baile interminable que es la vida…es dar un SÍ A LA VIDA…es estar abierta al cambio, sea el que sea…es escuchar lo que nos dice, porque a través de nosotros la vida nos habla, se nos muestra conforme nos vamos dando…la vida nos habla y hay veces que no la escuchamos…pero cuando llega ese instante en que la vida dice: «aquí estoy yo, siempre he estado, pero no me escuchabas»…si somos capaces de sentir esto es cuando nos preguntamos, que ha pasado…tengo que cambiar algo en mi día día…lo que estoy haciendo, no me llena, siempre cojeo de algo…y he llegado a la conclusión de que la vida somos nosotros mismos, la vida eres tú, la vida soy yo. Comencé esta reflexión diciendo que la vida siempre está…somos nosotros mismos, la vida no está separada de nosotros, nuestra alma, nuestro corazón está lleno de amor, creemos en algo, nos alimentamos de algo y llegando a lo mas profundo de nosotros, en ese encuentro conmigo misma, donde mi yo profundo, mi conciencia, empieza a escuchar a mi corazón.

No se si me he enrollado en ésta reflexión, pero en pocas palabras es vivir el SÍ A LA VIDA en toda su plenitud. Sé feliz.

Etiquetas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: