…y llegó el último atardecer del año, donde el instante del día a día me ha hecho vivir, donde he tenido que morir muchas veces…donde he ahogado situaciones…

…y llego al último atardecer agradecida por saberlo escuchar y con la mochila vacía para recargar el día de mañana.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: