Entre dolor e indecisión, espera e incertidumbre, negación y realidad…tú y yo intuíamos lo que de alguna manera terminaría sucediendo, es más… llevabas días, mi morita, tan hermosa, tan guapa, con tanta luz y aprovechando que estábamos en carnavales, y como buena carnavalera, disfrazaste lo que llegaría a pasar…recordamos cuando nos conocimos, los años vividos a tope, llenos de nuestros disparates, del ahora, del minuto…éramos capaces de comernos el mundo, no hicimos proyectos largos, lo que surgía lo hacíamos y ya…era nuestra manera de vivir…hasta que llegó nuestro gran proyecto nuestra hija…pasamos a ser tres estrellas nutriendonos una de la otra y con nuestra manera de amarnos nuestra hija creció y empezó a amar la vida…lo hicimos muy bien querida mía…hoy ya tienes un espacio en mi corazón esperando volver a fusionarse cuando nos volvamos a encontrar, un espacio lleno de nuestra vida, donde siempre que quiera activo y vuelvo a revivir momentos únicos, inolvidables…yo mientras continúo en éste gran salón que es la vida, con una melodía diferente, pero siempre con el salón lleno de nuestras baladas…Gracias por tu amor….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: