…una maravillosa revolución, surge con cada práctica, una inmensa fuerza crece en tu interior que te cambia por completo y donde aprendo a controlar los sentidos entrando en armonía con todo tu entorno…es conciencia de vida.

Bailar la vida en un espacio de amor, es una gratitud inmensa que recibo en mi propio cuerpo, mente y espíritu…amor hacia uno mismo, hacia los demás…en toda su plenitud todo aquello que conocemos como amor…y unido a éste amor practico yoga…mi revolución en todos los sentidos…donde con cada postura me voy ajustando tanto en mi exterior, en mi físico como en mi mente…es una ayuda a etapas de la vida que de alguna forma se han quedado anclados a alguna parte de tu ser y no te han dejado avanzar ni por fuera ni por dentro…y cuando llegas a sentir que el ajuste perfecto te lo das tú mismo es el no va mas… Cada día necesito reparar algún cambio físico, emocional y mental…por eso escucho mi ser y le presto atención completa, busco mi espacio y mi momento al comenzar y terminar el día, después vas al taller interior, no existe otro mejor te lo aseguro, y ajustamos y volvemos a dar forma a todo aquello que se ha desajustado, donde existen sobrantes mentales y físicos que no te dejan avanzar en éste baile de la vida…en en éste baile del amor.

Mi práctica es Hatha Yoga, es la rama mas extendida y Yoga Kurunta, con sogas desde la pared, con las que realizo posturas y movimientos…personalmente experimento un mayor ajuste.

Y para finalizar, espero que con mi experiencia te ayude a entender un poco más mis sensaciones con ésta práctica y te dejo con una de mis frases favoritas de Arthur Rubinstein «He descubierto que si amas la vida la vida te amará de vuelta». Sé feliz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: