La isla canaria que me falta por descubrir, y hasta allí junto a mi perlita y nuestro peludo hemos pasado unos días. Me gustaría describir como la he visto y sentido. Empiezo por la Capital Santa Cruz de la Palma, muy acogedora me lleva a tiempos coloniales, con auténtico sabor cubano. Plazas y calles adoquinadas y empinadas, balcones cargados de flores donde los colores dan un ambiente caribeño, no podía dejar de visualizar el lunes de carnaval, el día de los indianos, donde rememoran el regreso de los emigrantes al son cubano…bonita capital.

A por el norte y las cumbres mas altas de ésta preciosa isla…toca emoción, ya que llegaré al punto mas elevado de la isla 2.426 m el Observatorio del Roque de los Muchachos, que gozada!!! Me pongo en camino saliendo de Los Cancajos (aquí es donde tengo el campamento base) rumbo al Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, gran vegetación de pinos y tajinastes y mirando al gran azul El Teide (Tenerife). El cielo empieza a ser distinto, el color, la luz era espectacular, el aire limpio…todo traspasaba mis sentidos, algo que nunca en otro lugar había percibido…¡que cielo!. Llegamos al Mirador de Los Andenes, desde aquí siento la caldera en todo su esplendor aunque el mar de nubes nos impidió ver el Valle de Aridane pero no Tenerife y la Gomera y por el otro lado Garafía, Barlovento y San Andrés y Sauces. Cierro los ojos por un momentos y me acomodo entre el inmenso mar de nubes en tremenda depresión volcánica…simplemente mágico. Siempre acompañadas de unos cuervos.

Estábamos disfrutando, seguimos subiendo al Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos 2.396 m, aunque las visitas estaban suspendidas por la situación de Covid19, valió la pena estar ahí y poder ver el mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo y muchos otros que están por ahí y otros en proyecto. Continuamos al Roque de los Muchachos 2.426 m éste si es el punto mas alto de la isla…menudo regalo de la naturaleza…inhalar y exhalar…

…y continuamos a Puntagorda, precioso pueblo en una lomada, limpieza de calles y sensación de que todo estaba en orden. Continuamos a Barlovento, no pudimos bajar al Faro de Cumplida, pero si darnos un chapuzón el La Fajana, una zona de piscinas naturales, muy limpia y bien equipada con aparcamiento, baños, restaurante y donde está «El olivo del océano» mirador literario en homenaje a la escritora china San Mao…nos encantó La Fajana.

Hoy toca Puntallana, Parque Natural de Las Nieves-Cubo de La Galga, el bosque encantado, un bosque de Laurisilva, rascacielos rocosos, de un color verde algo único, helechos gigantes parecían prehistóricos…se los envié todos a mi madre querida, como le gustaban…parecía los bosques que describían los cuentos y nos hacían soñar de niñas, allí había algo místico. En la costa visitamos playa Nogales, preciosa, pero con mucho oleaje, de arena volcánica, hay que hacer una bajada de unos 17 minutos

Seguimos a San Andrés y Sauces para ir a ver la Cascada de Tilos, comenzamos entre dos rascacielos o paredes de vegetación, parecía que estábamos en la jungla, después nos adentramos en unas galerías de agua por dentro de las rocas hasta llegar a la cascada… fascinante. Ahora toca la costa y nada mas y nada menos que el Charco Azul, guiados por unas desenfrenadas plantaciones de plataneras, algo interminable.

Rumbo al centro de la Isla, El Paso, Caldera de Taburiente, Mirador de las Cumbrecita. Llegamos al punto de información de Parques Nacionales nos dan autorización y pase para poder subir. Que decir de las vistas impresionantes, el pinar y profundidad de la misma es interminable. Salimos de la Caldera y nos vamos a Las Manchas, pertenece a El Paso y Los Llanos de Aridane (oeste) y nos encontramos la Plaza de los Cuatro Caminos también llamada de La Glorieta, artista palmero, muy bonito colorido y mosaicos. Rumbo al sur Fuencaliente ahí están los volcanes San Antonio y Teneguia es impresionante como se aprecian los ríos de lava aún con los años de su última erupción (1971) y llegamos al faro de Fuencaliente y las salinas, el tiempo no nos acompañaba, el viento era muy muy fuerte, el mar totalmente picado, teníamos intención de pasar la tarde hasta el atardecer, creo que son espectaculares, pero no pudo ser.

Nos marchamos Los Cancajos, nuestro campamento base, nos alojamos en los apartamentos La Caleta, geniales. Y que decir de estos 5 días visitando la isla bonita, cada lugar ha sido único y las sensaciones en cada uno de ellos igual, creo que no sólo es bonita, también es mágica…los sonido, los colores, el cielo, el aire…son elementos que hacen bonita a la isla de La Palma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: