Después de un largo sueño nos levantamos todos los días, unos con la sensación de una verdadera realidad otros con la rutina de un día más. Sin embargo solo morimos una vez.

El día nos regala unas horas de disfrute, unos ratitos, instantes quizás de vida…y surge el agradecimiento de celebrar que existimos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: