Sentir vivir

Son muchos días ya de confinamiento…hemos pasado del positivismo de los primeras semanas cuando nos decíamos a nosotras mismas que «sería toda una experiencia, compartir, hacer cosas con todo el tiempo del mundo, sin prisas, comidas mas laboriosas, películas sin excusas, ver museos por web, operas y un largo etc…una oportunidad única y teníamos que aprovecharla, estar más con los de casa, escuchar y que te escuchen y todo sin prisas…el mundo está parándose.

Pasan los días y el baile del confinamiento cambia nuestra realidad, pasamos por situaciones donde vemos como cada día hay muertes, si bien es verdad que unos 8500 niños mueren a diario de desnutrición, muertes de algún vecino, algún conocido o alguien de tu familia, cada día somos más reales de la situación que estamos pasando, la convivencia se hace mas dura, no dormimos bien y el baile empieza parar…los primeras semanas, todos podíamos….creo que hacíamos tanto teatro que llegamos a enmascarar la realidad. No todas las personas reaccionamos de la misma manera y el entusiasmo y la fuerza mostrada en las primeras semanas da paso a la reflexión en la cuarta semana donde empezamos a ver la realidad del Covid 19… el verdadero drama social, nuestros mayores mueren sólos…donde sentimos desfallecer hasta los aplausos de los balcones, donde te cruzas con algún vecino con mala cara…algo pasa…

Personalmente, mi fuerza es mi hija, pero la forma de enfocarme en la vida lo es todo, saber vivir tu vida a tope, en profundidad…pero también saber ver que en un instante ese segundo de vida se puede esfumar…la vida está llena de felicidad e infelicidad…la bailo como va viniendo…me doy tiempo para la tristeza, para el conocimiento pero sobre todo para conocerme a mí misma, profundizar en tu interior es reforzarte, porque sanas y creces…éste momento es una caída libre hacia el mar más profundo de mí misma.

Tenemos que ser positivos, esto pasará, tenemos que avanzar con nosotros mismos, tenemos que SENTIR VIVIR…sin más y seguir bailando la vida…hasta el próximo baile.

Etiquetado: /

Pandemia

…el día 11 de marzo la OMS declara pandemia el brote de coronavirus, empezaba su propagación a nivel mundial y ya venía con nombre  SARS-CoV-2. «COVID-19 es una enfermedad respiratoria aguda, a veces grave, causada por un nuevo coronavirus SARS-CoV2«.

Este día 11 de marzo en mi país ya teníamos 30 personas fallecidas y 1200 casos confirmados. El primer caso surgió el día 31 de enero en la isla de La Gomera, paciente alemán…nueve días después otro caso en isla de La Palma…y el día 24 de febrero llega a la península, en Madrid, Cataluña y Valencia…El Covid-19 sigue avanzando globalmente.

El mundo está parado, la población está confinada en sus casas, de donde se escucha viva, música, cantos, hablar…donde de alguna manera silencian su propio miedo y angustia…los balcones los llenamos para aplaudir y dar gracias por los sanitarios, los profesionales de la medicina que velan por nuestra salud…pero también ese agradecimiento se hace de una manera mas extendida a todos los servicios mínimos que durante estos confinamientos siguen en la brecha…la gente habla de balcón a balcón, algunos ni se conocían, pero siempre había estado ahí, siempre se cruzaban por la calle, las escaleras, ascensor…que triste…la gente nos veíamos sin vernos…sin embargo estamos…

Tiempo de estar…recuperar tiempo con los nuestros o simplemente con nuestro propio espacio…con nosotros mismos, aquellos que hasta ahora no han sabido parar, ahora es tiempo, es tiempo de…hablar, escuchar, sentir, oler, llorar, reír, expresarte, ser tú, darte a conocer, hacer las cosas de dentro a fuera, soñar…darte tiempo y darlo a los demás. Maravilloso tiempo para sentir..

En medio de esta batalla, de ésta lucha…de éste luto…la naturaleza recupera vida, las aguas de los canales vuelven a estar transparentes, los animales vuelven a verse en su mundo acuático, todo tiene mejor olor y color…la contaminación disminuye…se respira mejor…por lo tanto inspira y exhala…todo pasará pronto…

De todo ésto saldremos, no me cabe la menor duda y confío en que mas reforzados en todos los sentidos, donde una vez analizado la gestión y los daños causados, se tomen nuevos arquetipos para no llegar a caer en la falta de pronostico aún teniendo una pandemia anunciada…y pronosticada por Bill Gates en la charla Ted en 2015, donde subía al escenario empujando un barril donde se guardaban alimentos para sobrevivir en caso de guerra…pero ésta vez lo que vaticinaba era una gran pandemia causada por un virus potencialmente mortal, que se propagaría por todo el mundo y que no estaríamos listos para combatirlo y terminó diciendo «Si empezamos ahora podríamos estar listos para la próxima epidemia».

Mucho ánimo a todos, en especial mucha fuerza a todas aquellas personas que se encuentran en una cama, esperando ser curadas, sintiendo miedo por lo que ven a su alrededor, por el desconcierto que respiran, mucha fuerza a ellos y a sus familiares. Tenemos que ser fuertes y transmitir esperanza, porque de una cosa estoy completamente segura «la salud no tiene precio», para ello lo prioritario es tener una sanidad bien armada, nutrida, engrasada y abastecida a raudales, donde cada instrumento humano y material sea custodiado y mimado por todos en especial por los que nos gobiernan.

Etiquetado: /

Te amaré, te amo y te querré.

Entre dolor e indecisión, espera e incertidumbre, negación y realidad…tú y yo intuíamos lo que de alguna manera terminaría sucediendo, es más… llevabas días, mi morita, tan hermosa, tan guapa, con tanta luz y aprovechando que estábamos en carnavales, y como buena carnavalera, disfrazaste lo que llegaría a pasar…recordamos cuando nos conocimos, los años vividos a tope, llenos de nuestros disparates, del ahora, del minuto…éramos capaces de comernos el mundo, no hicimos proyectos largos, lo que surgía lo hacíamos y ya…era nuestra manera de vivir…hasta que llegó nuestro gran proyecto nuestra hija…pasamos a ser tres estrellas nutriendonos una de la otra y con nuestra manera de amarnos nuestra hija creció y empezó a amar la vida…lo hicimos muy bien querida mía…hoy ya tienes un espacio en mi corazón esperando volver a fusionarse cuando nos volvamos a encontrar, un espacio lleno de nuestra vida, donde siempre que quiera activo y vuelvo a revivir momentos únicos, inolvidables…yo mientras continúo en éste gran salón que es la vida, con una melodía diferente, pero siempre con el salón lleno de nuestras baladas…Gracias por tu amor….

Etiquetado:
A %d blogueros les gusta esto: